Inicio / Deporte / ENTREVISTANDO A LA COMISIÓN DIRECTIVA DEL CLUB PEDRO MOLINA

ENTREVISTANDO A LA COMISIÓN DIRECTIVA DEL CLUB PEDRO MOLINA

El Club Social y Deportivo Juventud Pedro Molina, con sede en Guaymallén, ha tenido a través del tiempo un rol central en construir y aportar aquello que su nombre declara, ser un actor social fundamental en el barrio al que pertenece. Asimismo, fomentando la unión y la práctica deportiva ha llevado a cabo por años un brillante desempeño. Griselda Daffunchio, Ana Oldrá y María Eugenia Restaño están al frente de la Comisión Directiva y son ejemplos de organización y gestión. A continuación, la entrevista que nos dejaron en su visita a 5´pal peso Social y Deportivo

Griselda -Me gustaría contar cómo fue todo el proceso de recuperación… algunas personas saben que el club estuvo a punto de rematarse, esa situación hizo que el senador Gustavo Arenas, cuando era diputado, presentara un proyecto de ley de inembargabilidad e inejecutabilidad de los clubes de barrio. Actualmente es la Ley 8509 que no solamente protegió nuestro club sino a todos los clubes de barrio, que, ante cualquier situación, ya no pierden su patrimonio. Los clubes, las instituciones, no están exentos de las realidades económicas, sociales y políticas que se viven en una época. Hubo a clubes que les pasó lo que le pasó al Pedro Molina, se fueron alejando sus socios, la comunidad ya no se organizaba, se fue perdiendo esa cultura que existió muy fuertemente en una época en Argentina. En nuestro Club, a pesar que el club estuvo intervenido, se logró regularizar la situación nombrando una nueva Comisión Directiva; sin embargo, lo que había que hacer era conquistar nuevamente a la comunidad para que otra vez estuviera adentro del club. En función de eso, desde el 2012 se ha venido trabajando en distintas actividades.

-¿Ustedes están desde el 2012?

Griselda-Si, como parte de la Comisión Directiva desde el 2012 y como presidenta desde el año 2015 y Eugenia y Ana también en la Comisión Directiva. Ya el año pasado quedamos las tres mujeres al frente. Y eso es una realidad que en la mayoría de las instituciones cuesta mucho, salvo por ahí en Uniones Vecinales que, esporádicamente, ves que hay una figura femenina, pero en realidad siempre son hombres porque vivimos en una sociedad así. Los roles han sido definidos por hombres y para hombres, por lo tanto, ver mujeres es bastante complejo, también porque somos mamás, trabajamos, en el caso de la Ani y yo, la Eugenia estudia y trabaja y es complejo, porque una tiene que dejar familia y cosas de lado. En resumidas cuentas, la historia del Club es una historia que te conquista el alma porque las instituciones de barrio hacen a tu identidad, en algún momento practicaste una actividad o pasó algo en tu vida y queda en tu recuerdo y hace a tu identidad barrial. Uno termina estando allí adentro justamente por eso y por las fuertes convicciones de mantener abierto para que todos puedan practicar una actividad.

Han pasado por este programa otras instituciones, otras Comisiones Directivas que en las dificultades que tienen está esto del corazón que decís vos. Al conmoverte estas tratando de ayudar, de captar a los chicos y sacarlos de la calle para que tengan un lugar donde encontrarse.

Griselda – El club es el lugar donde los chicos pueden practicar un deporte, donde les enseñas a compartir con un amigo, donde tenés reglas y porque sea un club, más chico o más humilde, no quiere decir que no sea bueno. Lo que buscamos es pensarlo desde ese lugar, no tiene que ser solo un lugar que este ordenado, que sea un ambiente lindo donde los chicos puedan estar. Físicamente no está lindo el club (risas), porque ha pasado por muchas, pero en realidad buscamos que haya sentido de pertenencia al lugar, en un club que funciona toda la semana.

-¿Cuáles son las actividades que se realizan hoy en el club?

María Eugenia– El deporte vanguardia del club seria el Básquet, los chicos del básquet la vienen peleando desde la recuperación. Nunca dejaron, por más que el club estaba perdiendo su identidad, la siguieron y se logró que se federaran. Tenemos Tenis de Mesa que fue con lo que nosotros empezamos a trabajar. Tenemos Música, Artesanías y una actividad que está muy buena que es Ritmos Latinos. Teníamos futbol, pero ahora no debido a que es una actividad muy difícil de ordenar. Nos encontramos el año pasado con chicos que llegaban al club a las 5 de la tarde y se iban a las 11 de la noche porque no se querían ir, este era su lugar.

-Yo lo tengo relacionado con el básquet al Club Pedro Molina y hace poquito visito la radio Atenas y creía que era el clásico.

Griselda– Pedro Molina-Sayanca esa era la rivalidad clásica en básquet, yo siempre lo cuento como anécdota. Yo vivía a dos cuadras del Club Sayanca, club que se cerró y se está trabajando nuevamente para abrirlo. Cuando empezamos a trabajar en el Club Pedro Molina, toda mi familia me trató de traidora porque eran hinchas de Sayanca, esa era la clásica rivalidad, pero una rivalidad sana.

¿En el caso de básquet como se inicia en el 2012?

Se juntaron tres mujeres que habían sido antiguas jugadoras de básquet y decidieron ir a pelotear al club, vinieron mas mujeres, se buscó profe (un antiguo jugador del club). Las chicas se inscriben en el 2015 en la Asociación Mendocina de Básquet Femenino. Actualmente tenemos Inferiores, Mini, Pre Mini, Mosquito, U 13, U 15 y de ahí se toma la decisión de pasar a la Federación de Básquet Mendocina, con el objetivo de seguir creciendo. También generar que los profes sean del propio club, que los monitores y chicos que colaboran sean del propio club. Otra situación interesante es la que se da en el caso de Tenis de Mesa, cuando empezamos había unos 5 o 6 chicos muy buenos, que se los llevaron otros clubes. Actualmente se sigue dando y cuando uno de los profes no puede ir, se llama a uno de los monitores, que hoy juega para Talleres. La idea es ir generando esa conciencia, esa identidad. Porque nosotras el día de mañana no vamos a estar, pero la idea es que quede la semilla y que se consolide para que no vuelva a pasar lo de cerrar el club, así las instituciones persisten en el tiempo.

-¿Cómo es esto de arrancar y llevar una gestión adelante? Tienen que gestionar recursos, hay que pagar la luz, hay que vincularse con instituciones gubernamentales y demás para gestionar

Ana– Yo soy la tesorera y el tema de los recursos es un factor fundamental, ha sido resultado de muchas discusiones dentro de la Comisión Directiva. Griselda va llevando lo de Persona Jurídica. Se trabajó una cuota solidaria a través de un bono que lanzamos en septiembre de 2017; la gente paga una cuota de $ 100 y accede a distintos sorteos. Arrancamos con un dvd portátil, un teléfono, una tablet, un equipito de música. Sabemos que cuesta generar ese hábito y tratamos que el socio se sienta motivado y comprometido a través de un sorteo, un premio. También hemos buscado adherentes hacia afuera, todos saben lo que venimos haciendo y la gente nos quiere apoyar. Nos pusimos todos a trabajar para juntar más recursos porque estábamos con lo justo, no se podía pagar a los docentes. Estamos tratando que la comunidad lo entienda. Aparte hemos entrado en un periodo de ajuste claramente, donde se han ido recortando algunos beneficios. Hoy esas líneas están débiles, no vamos a decir cerradas, pero bueno.

-¿Se tiene un numero de los chicos y chicas que están en el club?

Griselda– Alrededor de 200, se va sumando más gente. Los clubes sociales, las uniones vecinales, los centros de jubilados son protagonizados por personas del barrio que empiezan a colaborar y terminan quedándose en las Comisiones Directivas. Y a veces es muy difícil gestionar recursos, tenes que tener los papeles al día, tenes que tener los balances, no es una tarea fácil. Ana bien lo decía, había que recuperar la pertenencia y la identidad del club, era difícil que se pagara la cuota social. La gente por ahí creía que el municipio lo sostenía y por lo tanto no había que pagarlo. A nosotros nos gustaría que no tenga nadie que pagar, pero necesitamos fondos suficientes para poder arreglar las instalaciones porque no están en las mejores condiciones y si no hay una mano real del Estado que te ayude se hace imposible, porque es muy caro y los clubes no lo pueden sostener.

-¿Tienen a través de las redes sociales una cuenta del club para seguirlos?

-Si, figura como CLUB PEDRO MOLINA.  Te vas a encontrar hasta la foto de 15 de la Griselda o de una mamá que lleva a sus chicos al club se casó en el salón, ha vuelto al club gente que ha pasado en otra época y tiene historia.

Ana– Nos hemos encontrado con historias de gente que nos cuenta que cuando era chiquito venia, que se alegran de escuchar la música desde afuera, los partidos que se vuelven a jugar, que se mueve más gente. Esa es la parte más gratificante. Antes se hacían fiestas de carnavales, nos van contando, nos llevan fotos. Hemos tenido la oportunidad estos años de hacer las cenas de fin de año, donde hemos juntado 400 personas y ha sido muy lindo porque van directamente a recordar lo que se hacía en otra época.

-Estoy leyendo aquí: Toman como ejemplo al Club Pedro Molina para la Ley de Paridad de Género en las Comisiones Directivas de entidades deportivas

Griselda-Actualmente eso es un proyecto, pero no está regulado, no existe. En el caso de una elección y presentar una lista, no dice que tiene que haber tal cantidad de mujeres para comisiones directivas.

Yo quería contar una anécdota, cuando empezamos a trabajar en el Club se acercaron los hijos del primer presidente del Club que estuvo 10 años en el club, y nos trajeron fotos del año 50 y 40 con los miembros de la primera Comisión Directiva. Entonces, vas recuperando la historia, eso es lo que esta bueno.

 

Contacto: Matienzo 2073 (entre Pedro Molina y Gutiérrez) Abierto todas las tardes, a partir de las 18 y hasta las 22 hs Fb: Club Pedro Molina

Leer también

SAN MARTÍN EL CAMPEÓN ANUAL

Cerro el año deportivo de nuestra liga mendocina de fútbol y este fin de semana …