Inicio / Noticias / ¡EXTRA EXTRA! LLEGÓ LA MOSQUITERA DE ABRIL

¡EXTRA EXTRA! LLEGÓ LA MOSQUITERA DE ABRIL

EDITORIAL

BAJE AQUÍ… LEA, COMPARTA LA REVISTA DIGITAL. Y VUELVA A EMPEZAR. BAJE, LEA…

Abril transcurre, y junto a él, se adentra el otoño y como si fuesen hojas secas van cayendo los derechos que como pueblo supimos conseguir. Desde La Mosquitera estuvimos, estamos y estaremos dando siempre la batalla.

En nuestra  MATRIA GRANDE siguen pasando muchas cosas, la mayoría desoladoras, pero en particular lo que ha sucedido en Brasil nos resulta asombroso. Primero fue destituida la Presidente Dilma Rousseff por un Congreso que no pudo comprobar ningún acto de corrupción, demostrando así que fue una maniobra golpista. Segundo, hace ya algunos meses, la justicia brasilera había elevado una pena que pesaba sobre Luiz  Inacio Lula Da Silva, ex presidente de Brasil, de 9 a 12 años. Se lo condenó por “corrupción pasiva y lavado de dinero en una causa llamada Lava Jato”, se dijo que había  recibido un departamento triplex, de una constructora, llamada OAS. Y ahora se lo puso preso.

Sin embargo no hay documentación que demuestre que el ex presidente sea propietario de ese inmueble, que hasta diciembre del año pasado figuraba como propiedad de la Empresa OAS. Según el expediente judicial, el acusado, nunca estuvo siquiera en ese departamento, no vivió allí, no tiene las llaves y no hay prueba alguna que demuestre que fue ni es suyo. Igual marche preso, por un testigo que dijo que era de él. Simplemente.

Así, floja de papeles, fue la condena del ex presidente. Sus abogados presentaron un habeas corpus, y fue denegado. Un general retirado convocaba a levantarse en armas si Lula Da Silva, no iba preso. Quien ostenta, la presidencia de Brasil, Michael Temer, nada dijo sobre los dichos del general. El que calla otorga. Todo esto iba pasando así de grave, como lo lee, mientras los medios de comunicación fogoneaban, palpitaban y tensaban esta realidad, con el único fin, de desinformar y ayudar al poder.

Luiz Inacio Lula Da Silva fue el presidente que sacó de la pobreza a la mayor cantidad de población brasilera, tiene 72 años, se retiró de su presidencia con el 80% de imagen positiva, y es el candidato que más mide de cara a las futuras elecciones de Octubre, o sea favorito a salir electo nuevamente, siempre y cuando no este preso, claro!!  Lo condenaron sin pruebas.

Todo esto huele feo, huele a persecución ideológica y venganza. Desde la Mosquitera creemos que son los propios pueblos los que deben cuestionar, juzgar y mejorar a sus instituciones como así también participar para mejorarlas. Deseamos que el pueblo brasilero, encuentre el camino para exigirle a su dirigencias que así lo hagan!!

Y usted se preguntará?  Y por casa cómo andamos? Bueno, a decir verdad, mucho mejor no nos va, la misma receta de medios de comunicación desinformando y la justicia dejando mucho que desear.

Denuncias gravísimas se han sucedido en el plano del dios futbol, delitos aberrantes en clubes deportivos que albergan en su seno de todo, el oro y el barro. Vidas partidas en dos, en las que nadie piensa seriamente atendiendo sus derechos y su necesidad de protección y justicia. Saltan una catarata de nombres y aberraciones, alrededor de una cena opulenta en la televisión. Todo es vomitado allí. Luego los descargos  de los señalados en primera persona, devenidos en “víctimas”. Alguien debería avisarles que las víctimas no son ellos.  Exigen se respeten sus derechos, como debe ser. Nos alegra que lo aprendan, que los derechos deben respetarse siempre, a todos y todas las ciudadanas, sea cual fue su condición social, económica, profesión u oficio.

Versa en nuestro colectivo como premisa “que los ideales de un mundo mejor nunca dejen de hablarnos” para ello trabajamos incansablemente, deseamos que salga toda el pus de estas heridas. Y ojalá el futbol vuelva a ser aquella fiesta en la que todos y todas la pasamos bien y que este Mundial que se avecina no nos tape el bosque.

Leer también

LA DESAPARICIÓN DE GISELA GUTIÉRREZ, TRES AÑOS, NO SE SABE NADA

La desaparición de Gisela Gutiérrez muestra otra ausencia, la del Estado en los casos de …