Inicio / Economía / LO QUE ESCONDEN LOS VUELOS BARATOS “LOW COST”
Ukraine Airlines UKA 737-800 Artwork K64120

LO QUE ESCONDEN LOS VUELOS BARATOS “LOW COST”

En La Diaria, programa que va de 9 a 12, por nuestra emisora radial, entrevistaron a Pablo Biró Secretario General de APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas) para que expusiera la situación actual de las rutas aéreas, a casi diez años de la estatización de Aerolíneas Argentinas, hoy el panorama es de apertura de mercados, el ingreso de las empresas low cost y el detrás de escena de volar por el mundo y por Argentina.

¿Qué es y cómo surgen los vuelos “Low Cost” (vuelos de bajo costo)?

El low cost surgió en los supermercados europeos, y consiste en un mismo producto fraccionarlo y venderlo por partes, de manera tal de convencer al usuario, al comprador, al cliente que puede acceder a la parte que necesita. Cuando se lleva a la aviación, ofrecen tarifas bajas, que son muy tentadoras al principio, pero las unidades del servicio tradicional se transforman en unidades de negocio, que son unidades de facturación muy importantes. Es así como una compañía aérea ofrece tickets muy baratos con letra chica en el contrato, en donde queda escrito pero escondido todos los servicios que no da. Un cliente acostumbrado a dichos servicios se entera al llegar al aeropuerto que su compra no le cubre tales o cuales necesidades, y por las cuales deberá pagar montos siderales.

“Llega al aeropuerto y debe presentar una tarjeta de ‘boarding pass’, la cual usted no tiene porque lo sacó por internet, vía teléfono o vía ipad o la computadora; entonces imprimirle el papel, tiene un costo adicional de 20 euros. Lo imprime, va a la computadora, y el sistema no es muy amigable, por lo que pide asistencia… lo cual tiene costo adicional de 10 euros. Al embarcar, le consultan si lleva equipaje… al ver las dos valijas le explican que para llevarlas tiene un costo adicional de 15 euros cada una… usted se queja diciendo que aquí dice que es gratuito. La respuesta del agente de la empresa le aclara la letra chica: es gratuito si lo trae 48hs antes. Finalmente embarcan… por ejemplo, una familia, madre, padre y un par de niños menores. La computadora a propósito separa al grupo familiar otorgándoles asientos distanciados unos de otros. Por lo cual, el padre solicita que le cambien los lugares… ¿la respuesta? Tiene costo adicional…”

Es una publicidad engañosa de las cosas que no dicen. Y termina pagando casi lo mismo que un producto tradicional, pero pasando unos cuantos sinsabores. Este tipo de servicios no suelen ser los más convenientes para viajeros o viajeras tradicionales. Puede servirle a alguien que tiene la disponibilidad de tomarse un colectivo para irse a un aeropuerto alternativo, llevar poco equipaje, poder asumir cambios no previstos, etc.

Detrás de las compañías que ofrecen estos servicios low cost, hay grandes monopolios que se sostienen gracias a que tienen capacidad financiera muy grande, que venden pasajes con mucha anticipación o utilizan este rubro para lavar dinero, o de leasing financiero, normalmente con bancos atrás. Biró explica que hay intereses que exceden muchísimo a lo que uno ve como usuario cuando compra un pasaje barato: “Volar barato tiene un costo, la salud de las compañías aéreas. Ahora, por ejemplo, Aerolíneas Argentinas está ofreciendo tickets a $500 pesos el tramo, con lo que no llega a recaudar ni para los costos operativos, generando pérdida en cada vuelo”.

¿Cómo opera FlyBondi?

Lo primero que hay que aclarar es cómo se divide la facturación de este tipo de empresas. Como ya describimos a modo de ejemplo, la facturación se puede dividir en: recaudación por venta de tickets, recaudación por servicios adicionales y otra parte de los ingresos es por los subsidios de los municipios y gobiernos provinciales. FlyBondi está subsidiada en todos los gobiernos en donde opera… “Entonces este gobierno no quiere subsidiar a Aerolíneas Argentinas, porque es plata de todos nosotros dicen. Pero sí se subsidia a estas empresas privadas, cuyos directivos están vinculados con miembros de este gobierno. Es la misma historia que vemos hace años en Argentina, del “Estado bobo”.

Este tipo de servicios sólo puede funcionar cuando existe una infraestructura para ello, y en lugares donde los controles tanto en materia de derechos laborales de los empleados, como en materia tributaria, son laxos y flexibles, para permitir obviar ciertas obligaciones. Así una de las formas para tener bajos costos es la deslocalización y descentralización de las empresas en diversos países del mundo. Al respecto, Biro explica que: “los procesos de desregulación en la aviación siempre terminan igual, con todas las compañías quebradas, con la salud económica muy mal, con los usuarios perjudicados porque no tienen a quién quejarse, con un estado laxo que lleva las políticas a esa línea que finalmente se deberá hacer cargo de todo, y con la seguridad aérea degradada y empiezan a aparecer accidentes, en los 80 en EEUU, en los 90 en Argentina”.

Esta política lleva a la quiebra a cualquier compañía mediana y pequeña, hasta Aerolíneas y Austral quebraron en aquél momento. Y es, justamente, el estado el que debe dar respuesta por los despedidos y ocuparse de brindar conectividad a los pueblos que habían quedado desconectados. El Estado Argentino se hizo cargo de todo. Y eso pasará ahora también.

¿Qué pasa con Aerolíneas Argentinas, la aerolínea de bandera?

“Aerolíneas está bajo ataque de quienes deberían protegerla; están facilitando la entrada de empresas transnacionales, quitándole mercado, y haciéndola inviable de cara al futuro porque gran parte de los costos están dolarizados (compra y alquileres de aviones, carga de combustibles, adquirir un simulador de vuelo, los viáticos, etc); entonces cuando vos recaudas en dólares y vendés en pesos, con el desastre que hicieron con nuestros salarios, pasamos de ser los que más ganábamos en la región a ser los que menos ganamos: el costo laboral les bajó.- Entonces recaudan dólares afuera; por ejemplo, LAN consiguió rutas desde Mendoza hacia Lima, Santiago de Chile, Sao Pablo, Bogotá con lo cual vende mucho y gana en dólares, pero los sueldos los paga en pesos. Todas estas empresas que tienen filiales en el exterior recaudan en dólares”.

Antes Aerolíneas Argentinas también recaudaba en dólares porque tenía rutas internacionales que se lo permitían, y de esa forma se financiaba de alguna manera, los vuelos internos para garantizar conectividad entre todo el país. Pero en esta gestión se ha desfinanciado a la aerolíneas de bandera poniendo aviones poco eficientes, no renuevan la flota. Un claro ejemplo fue que le otorgaron la ruta a Barcelona al Grupo Iberia y British, firman acuerdos con Inglaterra sin reciprocidad. “Entonces Aerolíneas Argentinas deja de recaudar porque tiene un producto poco competitivo porque le sacan las rutas, porque no reemplazan los aviones. Se están vendiendo torres y terrenos para financiar deuda. Están licuando esos activos y le están poniendo una competencia desleal, comercializando por debajo de los costos. Están haciendo lo necesario para lastimarla y para que ese mercado lo termine ocupando alguno socio o amigo simpatizante del gobierno”.

Los desafíos que vienen

Frente a esta coyuntura se buscan alternativas de cooperación mediante redes de política sindical, que superen la mirada de la política partidaria, que en palabras de Biro, divide internamente el trabajo sindical: “Nosotros, los trabajadores, somos un factor ordenador, y si nos unimos vamos a forzar a la política partidaria a que se defina en la defensa de los intereses  de los ciudadanos, que tenga como fin la felicidad del hombre, no el enriquecimiento, ni la corrupción”

La experiencia parece haberse topado con la repetición de escenas en las que el sindicato a cedido a los requerimientos de la política, y después de usar la infraestructura, no dan las respuestas al sector aeronaútico. Por eso Biró aclara que desde APLA hay un horizonte en función de la industria nacional, autonomía política, independencia económica… en sentido contrario al actual proyecto:

“Vamos a articular horizontal y transversalmente. Que cada compañero participe en política todo lo que quiera, pero como asociación queremos mantenernos disociados de la política partidaria. Porque llegará un momento que habrá que juntarse, y en ese momento tenemos que estar fuertes. La única posibilidad es la unidad, aunque sea un camino lleno de espinas, y nosotros necesitamos proyectos a largo plazo, claramente. En un mundo donde los sectores dominantes están reconfigurando la partida, los actores más agresivos están haciendo políticas proyectivas, nosotros vamos en contra del mundo y vamos a sufrir consecuencias muy duras”. 

Escuchá la nota completa:

Leer también

“LA ESI TIENE QUE ESTAR GARANTIZADA EN TODOS LOS NIVELES EDUCATIVOS”

Expresó Ana Vega periodista y especialista en promoción de la salud y formadora en educación …