Inicio / Género y Diversidad / ANGÉLICA MENDOZA: LA MAESTRA MENDOCINA QUE QUERÍA CAMBIAR EL MUNDO

ANGÉLICA MENDOZA: LA MAESTRA MENDOCINA QUE QUERÍA CAMBIAR EL MUNDO

En la columna de Ojos Grandes, en esta oportunidad, Laura Fiochetta nos trae la historia de una maestra mendocina: Angelica Mendoza. Maestra y comunista cómo se autodefinía.

La protagonista de esta columna es  Angélica Mendoza, maestra mendocina que nació casi cuando terminaba el  siglo XIX, allá por 1889. Angélica o la “Negra” como le decían,  es una  de las tantas protagonista en la historia de Mendoza, de los y las trabajadoras de la educación, de la clase obrera, de la historia del feminismo, del gremialismo, de la cultura y el arte mendocino de las que poco se habla o se conoce.

Rescatar la vida de esta maestra que participó y dirigió una de las huelgas más largas en Mendoza, de casi un año durante 1919, es  crucial en este  momento dónde  los y las docentes de Mendoza se encuentran peleando contra el proyecto de educación impulsado por el gobierno.

Desde la columna semanal “Ojos Grande” nos traen la historia de esta mujer que con su valentía se enfrentó al régimen, una mujer de avanzada para su época que ocupó lugares de poder y de dirección. La idea de contar la historia de la Negra es una forma de traer los hilos de continuidad de lucha en nuestra provincia.

Angélica fue la maestra que empezó a luchar por un salario y abrazó las ideas marxistas, entusiasmada por la revolución Mexicana de 1910, la revolución Rusa de 1917, La Reforma Universitaria de 1918, se convenció de la estrategia de la revolución y en 1919 empieza su militancia en el Partido Comunista, convirtiéndose en una figura y dirigente muy importante.

Durante una manifestación, es arrestada  y llevada a  la cárcel de mujeres El Buen Pastor, que estaba a cargo de la Iglesia. Durante ese tiempo escribe su novela autobiográfica “Carcel de mujeres” donde se pueden ver reflexiones muy profundas acerca del género y la clase, sobre la cotidianeidad en ese lugar donde estaba rodeada de prostitutas y presas políticas.

En 1925 formó parte de una ruptura del Partido Comunista que se constituyó en el Partido Comunista Obrero y dirigió su periódico, La Chispa. En 1928 fue la primera candidata a presidenta de la nación. Ya en los años 60 siendo profesora de sociología y antropología en la facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo colaboró en la  creación del Instituto de Sociología, que años después desapareció durante la última dictadura militar.

Estos son algunos de los hechos que ejemplifican el valor y el desenfreno de una mujer valiente cómo Angélica Mendoza, te invitamos a escuchar más sobre su vida en el siguiente link:

Leer también

ANÁLISIS DE LAS ELECCIONES BOLIVIANAS

En el día de ayer el pueblo de Bolivia vivió una jornada electoral que finalmente …