Inicio / Medio Ambiente / UNA NUEVA PEQUEÑA VICTORIA EN LA LUCHA CONTRA MINERA SAN JORGE

UNA NUEVA PEQUEÑA VICTORIA EN LA LUCHA CONTRA MINERA SAN JORGE

Por Federico Soria, vecinos autoconvocados de Uspallata

Hace unas semanas que venimos soportando en Mendoza una nueva arremetida del lobbying corporativo de la megaminería, bombardeando reiterativamente sus consignas apócrifas con los mismos datos dibujados y falsedades, que repiten desde hace años, como loros en medios hegemónicos comprados. Ahora con este nuevo aditamento del coronavirus, que por las malas decisiones de las diferentes instancias de gobierno, está causando estragos en la economía de la población; y dadas las altas limitaciones intelectuales de los representantes del Estado, no ven (o más bien no quieren ver) otra alternativa que apostar una vez más al modelo extractivista, que saquea, envenena, depreda y mata, como supuesta receta mágica para enfrentar la esperada crisis pospandémica.

Como siempre, aparecen encabezando estas andanadas los representantes de Minera San Jorge, el proyecto de explotación en Uspallata que ya fuera rechazado en todas las instancias administrativas a las que fue sometido, pero que, aun así, gobierno y empresas se empecinan otra vez en volver a imponernos. Los mismos supuestos eruditos que le soplan al oído a los títeres de turno, su discurseo, que piensan que la gente come vidrio y que están convencidos que el mero chapeo de pergaminos los convierte automáticamente y como por arte de magia en la única voz autorizada al respecto. En síntesis, estamos ante una verdadera policía del pensamiento.

Nuevo expediente, nuevas maniobras

Hacia fines del año pasado, en que nos levantamos en toda Mendoza contra la modificación de la Ley Provincial 7722 (que finalmente logramos revertir), Minera San Jorge inició un expediente con un nuevo informe de impacto ambiental, en el sistema de gestión de documentación electrónica del Gobierno de Mendoza. Esto quiere decir que otra vez pretende que se le autorice su explotación metalífera, y hasta hubo funcionarios que le pusieron fecha al arranque: la Audiencia Pública estaba planeada para octubre y la aprobación de la DIA para fin de año, todo un récord para que más de 20 reparticiones públicas lean y analicen supuestamente a conciencia un mamotreto de más de 2000 páginas.

Este documento es exactamente igual en su contenido (más allá de algún aditamento para emprolijarlo) al que fuera rechazado en la histórica Audiencia Pública del 26 de octubre de 2010 realizada en Uspallata, donde el 75% de los más de 3.000 asistentes le dijeron NO a Minera San Jorge; y en la histórica sesión legislativa del 24 de agosto de 2011, donde fue rechazado por los legisladores de Mendoza, por 44 votos a 0, con la misma fundamentación que veníamos esgrimiendo en ese entonces: más de 140 objeciones técnicas. Entre estas objeciones estaba el empleo de un método de flotación para separar los metales, utilizando como insumos, además de una gran cantidad de agua que termina contaminada en diques de cola, sustancias tóxicas como xantato y disulfuro de metilo, de su combinación a través de diferentes reacciones químicas, entre éstos y los metales podía resultar ácido sulfúrico, sustancia expresamente prohibida en la Ley Provincial 7722. Otra de las objeciones fue la pertenencia de la zona de la explotación a la Cuenca del Río Mendoza, de donde se surte de agua más de un millón de habitantes, se riegan más de 200 mil hectáreas y se abastecen más de 8 mil industrias. Esto la minera siempre lo negó.

Desde ya, en Uspallata nunca dejamos de estar en permanente estado de alerta y movilización, más allá de las temporales calmas aparentes; pues si ellos no descansan, nosotros tampoco… Recordando siempre que, a fines del año pasado volvimos a llenar de gente las rutas y las calles, y que lo volveremos a hacer cuando sea necesario, pues verdaderamente a pesar de los pesares, sabemos perfectamente que hay una masa crítica bastante importante en calidad y cantidad que no quiere tomar agua, regar sus cultivos y abastecer su producción con agua cianurada. Por ello, estuvimos rastreando dicho expediente y recientemente descubrimos que se ha estado moviendo sin prisa, pero sin pausa, entre la Dirección de Minería y la de Protección Ambiental, incluso con un par de dictámenes ya emitidos…

Mientras tanto, la minera empezó a reanudar sus tareas de contaminación social en Uspallata: en abril, a poco de arrancar el confinamiento social, personal de la minera en conjunto con funcionarios de la Municipalidad de Las Heras, llevaron a cabo una “campaña solidaria” a puestos de la precordillera. Además, también personal de la minera ha estado ofreciendo tierras en la Estancia Yalguaraz a emprendedores agroecológicos, para intentar mostrar que minería y agricultura supuestamente pueden convivir, estando también presente en esta maniobra la Municipalidad de Las Heras, haciendo las veces de nexo, acto que finalmente por nuestra agitación no se concretó. Un hecho lamentable recientemente ocurrido fue el robo perpetrado al Casco Histórico de la Estancia Yalguaraz, prácticamente abandonado y sin custodia, de donde se llevaron todo el mobiliario antiguo, enseres, puertas, ventanas y hasta los inodoros, demostrando la falta de interés de la empresa por la custodia de este verdadero patrimonio cultural, ya que este lugar es parte de las Rutas Sanmartinianas, por donde el Padre de la Patria pasó con su columna del Ejército Libertador, para cruzar la Cordillera de los Andes por el Paso de los Patos; y del Qhapaq Ñan, el Sistema Vial Andino de los Pueblos Originarios, longitudinal a casi todo Sudamérica, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Accionando en plena pandemia

Debido a esta nueva avanzada, es que desde nuestro lugar empezamos (casi en la más absoluta soledad) a agitar en las redes y los medios alternativos, dando a conocer el lento y paulatino avance de otra intentona de esta corporación, de capitales rusos y estonios, cuyas casas matrices son empresas off-shore radicadas en paraísos fiscales.

También por los mismos medios volvimos a instalar nuestra propuesta alternativa al plan devastador de Minera San Jorge, que es el proyecto de ley de creación del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas (expediente legislativo 65858/2014-D). Consecuentemente, logramos llevar a cabo el relanzamiento de nuestro proyecto, advirtiendo que esta alternativa cuenta con todo el fundamento técnico, científico, legal y jurídico que una iniciativa de esta naturaleza requiere; y que es la única manera efectiva de ponerle un freno definitivo a la permanente y sistemática intención de llevar a cabo la megaminería en nuestra zona, brindando una herramienta alternativa de buen vivir para las comunidades locales.

Como el que avisa no traiciona, no dejamos de insistir en hacer un permanente diagnóstico de la situación, con la totalidad de la información que fuimos recabando y procesando, siempre de la mano del pensamiento crítico, el enfoque multidisciplinario y el cúmulo de saberes aprendidos a lo largo de este extenso camino recorrido, dando a conocer en todo momento nuestro plan de lucha…

Evidentemente acusaron recibo de toda nuestra movida desplegada por estos días, pues el pasado 14 de agosto nos enteramos que este nuevo expediente de Minera San Jorge fue enviado a “guarda temporal”. Esto quiere decir que ha quedado en una suerte de heladera o limbo dentro del régimen burocrático del Estado… O sea que su tramitación no puede continuar, solo en caso especial, quedando nuevamente al borde del archivo definitivo, cosa que podría suceder en 2 años o antes, si no hubiera pedido expreso y justificado de retomarlo.

¿Casualidad o causalidad?

Llama la atención que tras unos pocos días de revolver el avispero, advirtiendo respecto de estos movimientos en el expediente de Minera San Jorge, el gobierno decida mandarlo a la antesala del archivo… Con lo cual, cabe la siguiente reflexión: ¿Vieron que el estado de agitación (aun con las limitaciones impuestas por este estado de farsemia) sirve?

No obstante, no hay que descuidarse ni bajar los brazos, pues los burócratas del Estado y sus patrones capitalistas pueden volver a resucitarlo en cualquier momento, ya que, como artífices y administradores del sistema, siempre disponen de algún artilugio y/o vericueto para volver a moverlo, y si no lo tienen lo inventan en el momento.

Por eso, ahora más que nunca, tenemos que ir por el área protegida en Uspallata, porque es la única forma de terminar para siempre con la ambición de Minera San Jorge y el resto de las corporaciones extractivistas que amenazan nuestras fuentes de agua y nuestro modo de vida armónico con el maravilloso medio natural que nos rodea.

 

Por eso en Uspallata decimos:

NO a Minera San Jorge

SÍ al Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas

Leer también

A UN AÑO DE LA SENTENCIA DEL CASO PRÓVOLO

Se cumple un año de la sentencia por el caso Próvolo en el que se …